Muchos decantadores de vino ofrecen tanto belleza estética como eficientes funciones de aireación. Sin embargo, antes de pedirlo, hay que distinguir entre los dos principales tipos de este contenedor disponibles en el mercado. jarra de vino de cuello ancho Si su objetivo principal es la ventilación, se recomiendan modelos de cuello ancho. Con un pico que se asemeja mucho a la forma de un embudo, proporciona más oxígeno para que el vino se ventile más rápido y más eficientemente. Este es el tipo más popular de decantador de vino y se adapta a la mayoría de los bebedores de vino. Decantador de vino de cuello fino: Los decantadores de cuello fino no son tan buenos para la aireación porque sus cuellos permiten que entre menos aire. Pero son muy útiles para separar el vino del sedimento. Cuando se usa este tipo de decantador de vino, se debe verter el vino lentamente, observando la botella a medida que se avanza, para poder detectar cualquier sedimento.