Un cabello crespo es un cabello muy seco. Idealmente, un champú (preferiblemente hidratante) cada dos semanas es suficiente. El pelo crespo no se vuelve grasiento, así que casi nunca se ensucia. Sólo la contaminación y algunas impurezas del cuero cabelludo deben ser eliminadas después de una quincena.