Es útil tener dos sistemas operativos cuando, por ejemplo, algunos de sus juegos o programas más antiguos no son compatibles con los últimos sistemas operativos. Lo mismo ocurre con tus juegos, el multiboot permite probar un sistema operativo recién lanzado, y si esto último no te conviene, sólo arranca con tu viejo sistema operativo. También es una buena manera de tener Mac OS y Windows en el mismo ordenador si se utiliza uno para el ocio y el otro para el trabajo, por ejemplo. Una buena instalación le permitirá disfrutar de una máquina aún más versátil.