El aire comprimido es el aire ambiental que es presurizado por un compresor. El compresor toma el aire del ambiente y lo transforma en aire comprimido almacenándolo a una presión superior a la de la atmósfera. El aire comprimido se utiliza para dos propósitos principales. En primer lugar, está destinado a almacenar una gran cantidad de aire como en el caso del buceo. De lo contrario, está destinado a propulsar el aire a presión, como en el caso del asiento de eyección. Hay que tener en cuenta que algunos compresores pueden alcanzar un nivel de presión de 300 bares. El aire comprimido se utiliza en varias áreas: Industria: El aire comprimido es un material barato y robusto. También se caracteriza por su bajo riesgo y su escaso impacto ambiental. El aire comprimido se utiliza ampliamente para la automatización de las líneas de montaje, sin embargo, las empresas industriales necesitan prestar atención a la limpieza del aire comprimido. Comprueba que el aire está filtrado y no contiene residuos de agua o aceite. En la industria, el aire comprimido tiene varias aplicaciones. Se utiliza para accionar martillos cinceladores, llaves de impacto, destornilladores neumáticos, clavadoras neumáticas… Chorro de arena: Gracias al aire comprimido, es posible limpiar rápidamente una superficie muy sucia. El aire comprimido permite constituir una importante reserva de aire bajo el agua para los buceadores, que llevan consigo aire comprimido en botellas o en una cámara hiperbárica. Los buzos pueden llevar entre 12 y 15 litros de aire comprimido. Alimentos: En el sector de la alimentación, el aire comprimido es de gran ayuda para hacer refrescos y agua con gas. Esta técnica consiste en la proyección de burbujas de gas en la bebida.